www.laopinion-rafaela.com.ar - Rafaela - Argentina

Primera página
Todos los títulos
Noticias
Suplementos
Editorial
Archivo

Locales
Deportes
Sociales
Policiales
Región
Argentina
Mundo

Miércoles 16 de Abril de 2008


Deportes

Detrás de un adicto existe una historia que merece conocerse, como la de Gustavo Ballas

Fue uno de los grandes del boxeo argentino, con una técnica notable, alguna vez comparado con el gran Nicolino Locche. Llegó a ser campeón del mundo de la categoría gallo cuando venció a Suk Chul Bae el 12 de diciembre de 1981. No aprovechó la gran oportunidad que le dio la vida y pasó de la gloria al ocaso sin darse cuenta. Fue preso por robar a un taxista a punta de cuchillo. Conoció el infierno de la droga, pero se pudo recuperar a tiempo. La historia de Gustavo Ballas.

Si uno no recordara su imagen de boxeador con los brazos en alto, o de alguna tapa de la revista "El Gráfico", lo confundiría con una persona cualquiera. Hoy tiene toda la apariencia de un oficinista o predicador.
Hablar pausado, con voz apacible, con toda la experiencia que le dictó la vida, con sus aciertos y errores. Quizás sus errores lo marcaron mucho más que la gloria que supo alcanzar cuando deleitaba arriba de un ring. Así es el Gustavo Ballas de hoy.
LA OPINION lo encontró en la Colonia de Vacaciones que ATILRA posee en Villa Allende, hoy como colaborador permanente del gremio que nuclea a los trabajadores lecheros. Ante nuestra requisitoria no dudó en aceptar el diálogo, con la humildad que sólo tienen los que alguna vez dejaron su marca de fuego entre la gente.

-¿Qué es de la vida actual de Gustavo Ballas?
-Totalmente retirado de la disciplina deportiva del boxeo, vinculado al trabajo de las adicciones, soy adicto recuperado desde hace 16 años y a partir de ese momento comencé a trabajar sobre esta problemática. Estoy trabajando para el Gobierno de la provincia de Córdoba, colaboro con ATILRA y doy charlas en forma particular en distintos puntos del país.
Pude formar un equipo de profesionales médicos, y yo que vengo a ser el referente social del adicto recuperado, más allá que me pude capacitar en socio terapeuta en adicciones y este año comienzo en la Universidad de Córdoba una diplomatura en drogadependencia.

-¿Qué significó llegar a ser campeón del mundo?
-Siempre dije que me comparo con un estudiante que se quemó las pestañas estudiando dieciocho años y cuando logró su objetivo, es decir su título, hizo un cuadro y lo colgó en el living de su casa. Yo hice lo mismo, porque después de lograr el título no le di más importancia.

-¿Esa actitud o forma de actuar, fue por el entorno, que no lo ayudó?
-Jamás culpé al entorno o a los amigos del campeón, como se dice siempre. Yo elegí a mis amigos, nadie me obligó y me equivoqué. Yo quería ser como Nicolino Locche, por él me inicié en el boxeo y es como que llegué, combatí en el Luna Park, obtuve el título del mundo y creí que ya estaba.

-¿Si hoy podría volver en el tiempo, cambiaría su forma de actuar?
-No tenga dudas, lo que me gustaría sería tener las condiciones boxísticas de ese tiempo y la experiencia de hoy. En ese momento tenía 23 años, tengo quinto grado de la escuela primaria, y me estoy capacitando en universidades a pesar de eso. Era un chico de la calle que vendía peines y curitas. El trabajo más importante fue en una pizzería, de lavacopas. Hay que tener en cuenta que con 19 años llené el Luna Park, gané muchísimo dinero y en tres años me comenzó a explotar la cabeza... no estaba preparado para ese mundo.

-¿Cómo ve la actualidad del boxeo a nivel nacional e internacional?
-Lamentablemente, cuando llega el sábado a la noche y quiero ver boxeo, entre TyC Sport y ESPN, elijo lo de afuera. Hay demasiada diferencia, nuestro boxeo está muy bajo.

-¿A qué atribuye esa realidad?
-Falta de maestros, en la medida que no los tengamos, no podemos tener buenos discípulos. Se acabaron los "Paco" Bermudez, Amílcar Brusa, Santos Zacarías... y puedo seguir tirando nombres.

-¿Algún deseo que no se le haya cumplido?
-Este es un país donde te hacen un reconocimiento cuando dejás de existir, eso no te sirve. Me gustaría que en mi ciudad, Villa María, me hagan algo, un monolito, una plazoleta, donde figure que fui alguien representativo para mi gente. Me emocioné mucho en una oportunidad cuando fui a dar una charla a Romang y Reconquista y vi en la ruta provincial 1 un monumento bárbaro y de reconocimiento a un gran campeón.

-Estuvo muy complicado por la droga. Afortunadamente pudo salir. ¿Cómo se encara el problema?
-Detrás de la droga hay una historia de vida, siempre hay un porqué.
Hay que comenzar a hablar de las causas, el tema es largo, nadie nació adicto, la mayoría se hace adicto por circunstancias de la vida, no voy a decir que uno es ingenuo o inocente, nadie nos puso la droga en la boca o en la nariz. Yo comencé, pero con el tiempo se produce una adicción y ahí empiezan las causas. Lamentablemente toqué fondo, me pasaron cosas muy feas y duras en mi vida, pero tuve la inmensa suerte de que la gente de Villa María no me discriminó, me ayudó y pude salir a través de una internación y cuando me sentí útil nuevamente decidí hacer algo por los demás.

-Muchos dicen que de la droga nunca se sale. ¿Qué le responde a quienes opinan de esa manera?
-Hay que tener mucha fuerza de voluntad, contención de la familia, comenzar a ver con quién te juntás, el cambio de hábito, todo está en nosotros, no hay pastillas ni inyecciones en el mundo que te puedan hacer dejar de consumir drogas.

-Lo más importante es no esconder el problema, hablando de lo sucedido.
-Exactamente, es uno de los mensajes que doy en mis charlas, no se olvide que después de lo que yo fui, de lo que logré, salí a robar para consumir drogas. Asalté a un taxista con un tenedor, robé un kiosco con un revólver de juguete... por suerte me agarraron en el momento y me salvaron, porque de lo contrario hoy sería un delincuente más. Soy un agradecido a Dios.

-¿Siente que está totalmente recuperado o siempre falta un pasito?
-Hace dieciséis años que comencé con la droga, pero todos los días, cuando me levanto y me miro al espejo, me digo a mí mismo: "hoy no voy a consumir alcohol ni drogas, mañana no sé, ni me interesa"... todas las mañanas me repito lo mismo.

Sergio C. Boschetto

16-04-2008

Libertad va por la barrida sin Pelussi

Regatas va detrás de un sueño

Moraviski compitió en Córdoba

Punto de partida para el Regional de Rugby

Chicago no llegaría hasta la Asamblea

Baliño y Bottoni para el sábado

A medida que falta menos, BH necesita más del resto

Zielinski miró los suplentes

En el momento justo

Arbitros de la 11ª

Objetivo cumplido

¿Ausente por 20 días?

San Lorenzo, a ganar o ganar

"Tengo más confianza en mí mismo"

La 3ª con un adelanto

La última vez

Cólzera está complicado

Torneo Argentino A: despejando dudas

Casi un F1

Basso correrá una Ferrari en el Campeonato FIA GT europeo

"Estoy muy ilusionado"

Detrás de un adicto existe una historia que merece conocerse, como la de Gustavo Ballas

Práctica de fútbol

Cambiaron la racha

Algo que preocupa en todo el mundo

1957 Florida de Clucellas, Campeón en Primera División





Arriba
    Clima
    Farmacias en Rafaela
    Teléfonos Útiles
    Encuestas
    Cartas de lectores
    Contacto


Contacto
Publicidad
suscripciones
  La Opinión On Line - Año 10 -
  es una publicación de Buffelli y Actis S.A.
  Anuncie en Diario La Opinión,
  tercer diario de la Provincia de Santa Fe.