www.laopinion-rafaela.com.ar - Rafaela - Argentina

Primera página
Todos los títulos
Noticias
Suplementos
Editorial
Archivo

Locales
Deportes
Sociales
Policiales
Región
Argentina
Mundo

Miércoles 7 de Mayo de 2008


Locales

Cómo nos va por ser "vivos"

Por Alberto Assef (*)

(Especial para LA OPINION). - Aunque lo disimulemos, todos alardeamos de nuestra "viveza". Algunos, hoscamente. Con chabacanería. Otros, más recatadamente. Con embozo. Empero, campea esa condición de que somos gente "viva". Ingeniosa, pero no tanto para innovar, solucionar, progresar, sino para transgredir, sacar ventaja, saltear reglas. Para acomodarse, trepando. Para sortear los pasos del mérito y de la carrera. Para ganar abruptamente, aún dejando a la vera del camino algunas cabezas y muchas sanas esperanzas de los congéneres.
Lo comprobamos en todos lados. Sea en la actividad laboral, sea en la calle, sea en un espectáculo, sea manipulando el Indec. Todavía no hemos sido capaces de instaurar la carrera administrativa en serio en la Administración pública. En los 2.000 municipios se entra por influencia, amiguismo o liso y llano acomodo. Prácticamente lo mismo acaece en las 24 jurisdicciones federales y en el mismísimo Estado nacional. Ciertamente, casi por milagro, disponemos de jefes de departamento y sus equivalentes que saben de los arcanos burocráticos y tienen acreditado avezamiento. Pero la regla es que la mano amiga o influyente franquea el pórtico del Estado.
El primer resultado es que la Administración es espantosamente pesada, ineficiente, nada servicial, muy distraída, irritantemente burocrática, mediocre, carente de iniciativa. Es, en síntesis, un sitio para vegetar con paga asegurada. Es la consecuencia de la "viveza" del acomodo como sistema.
Análogamente, a pesar de los formales esfuerzos de los Consejos de la Magistratura, está plagado de jueces que arribaron por la mano mágica del amigo y no por el concurso de sapiencia y por el currículum. El efecto es la Justicia que poseemos, con sus pasmosas morosidades y con su denunciada falta de vendas para fallar sin parcialidad y con absoluta ética.
Hemos judicializado la calle como herramienta para obtener nuestros reclamos. El piquete es el nuevo juez sin nombramiento. Somos tan "vivos" que no permitimos que los otros vivan y trabajen en paz.
Somos tan "vivos" que tenemos más médicos por habitante que Suecia. Hay veinte por cuadra en el BarrioNorte porteño, pero ni uno en 100 km a la redonda en El Impenetrable o en la Puna.
Padecemos de la cultura de la ilegalidad. Violar leyes es hasta un deporte aburrido a esta altura. La derivación devastadora es que nos saqueamos con total impunidad. La Justicia está abarrotada de procesos penales por hechos menores, pero los asuntos elefantescos gambetean la punición con habilidad mágica. O se llenan de fojas hasta alcanzar la meta de la prescripción -es decir el cese de la pretensión punitiva del Estado- o nunca llegan al expediente, diluyéndose por el arte del Poder que todo lo logra.
El ser quebrantadores de la ley nos inhabilita para conformar una convivencia elemental. Si dejamos todo librado al mercado es un "viva la Pepa". Si intentamos regular las cosas, también. Otro resultado de nuestra viveza.
Como somos "vivos" hemos traducido a letra muerta el mandato federal de nuestra Constitución. Hoy nuestro unitarismo real transforma a Rivadavia en un adalid del federalismo. Esa viveza obtiene el milagro de que se le saque a las provincias miles de millones de pesos y después se las "ayude" con anuncios desde el atril del Salón Blanco.
Si partimos de nuestros ámbitos urbanos para gozar del oxígeno, del paisajey de la novedad, compartiéndolo con la familia, corremos el riesgo cada vez más atormentante de que devenga en una tragedia. No sabemos si el vehículo que va a nuestro lado está técnicamente apto, ignoramos si el chofer del ómnibus o del camión se dio una festichola de alcohol y carne o si ha dormido lo suficiente. Como somos "vivos" todo esto es una lotería, no un orden establecido.
Como somos "vivos" precisamente estamos embarullados en el desorden. No vaya a ser que se nos enrostre fascismo por aludir al orden. Los "vivos" prosperan en el berenjenal y en el barro, no en las reglas.
Zonzos son los suecos o los suizos que tediosamente viven con arreglo a las normas. Nosotros somos "vivos". Por eso no hay paseo público ni patrimonio común que nos soporte a nosotros, los "vivos". Las langostas en banda tienen más respeto que una recua de "vivos" con botella y pizza en mano. Y algún aerosol para dejar la marca del paso por el espacio público. La posteridad deberá saber de nuestra "viva" presencia.
Nuestra "viveza" nos ha conducido a reabrir el pasado en vez de dejar que entierre a sus muertos. Estos "vivos" del Sur estamos envueltos y revueltos por infaustos hechos de hace 35 años. Mientras, el futuro está ahí, incierto, sin labradores que lo vayan construyendo.
Recreamos, seguramente por ser tan "vivos", los debates arcaicos de índole ideológica, esos que hasta Mongolia sepultó. De ahí el frenesí con el que nos aferramos a las antinomias. Hasta el punto de hacer de un chacarero un oligarca.
Somos tan "avivados" que reprendemos verbalmente y castigamos al bolsillo de los creadores de riqueza y a los emprendedores en lugar de ponerles sólo el coto del bien general, pero siempre en el marco de estímulos. Así, los "vivos" hace tiempo que repartimos pobreza.
En algún momento esta cultura de la "viveza"promovió un proceso aciago de deseducación. El que era el país más señorial del hemisferio sur por su educación se ha venido tribalizando. Los queeran ciudadanos se van asemejando a turbas. Duele porque son nuestros hermanos argentinos.
La política está saturada de "vivos". Lo mismo los sindicatos, el comercio, el deporte profesional. Todo. Así nos va. El amor a una camiseta puede amparar las negociaciones más espurias. La deslealtad comercial puede ser moneda corriente. La política y los sindicatos, fuentes inagotables de riqueza sin la santidad del trabajo digno y lícito. Así, en lugar de servidores públicos, nos laceran codiciosos sin límites, dedicados a poner parches a los problemas colectivos y bienes en sus arcaspersonales.
Como somos "vivos" no se nos ocurre planificar, con cierto sacrificio, algunas estrategias de mediano plazo, tales como un plan demográfico para evitar la desequilibrante concentración de la población en algunas áreas o, más ambicioso en sus miras, un verdadero programa de desarrollo integral. Los "vivos" sobreviven en el día a día. Es de "zonzos" pensar en el futuro. Que los quesobrevengan se las arreglen como puedan. Para eso está nuestro legado de "viveza", transmitido de generación en generación.
El colofón es muy simple y conlleva un clamor: para poder vivir como colectivo nacional es hora de apearse definitivamente de ser "vivos".
La esperanza está en los millones de argentinos que viven sin ser "vivos". Por ahora, los protagonistas casi monopólicos son los otros, los "vivos".
Los resultados de la "viveza" son demoledores. Es tiempo de experimentar el modo antitético, es decir vivir en la ley, el trabajo, el esfuerzo, el mérito y los valores.Nos va a ir muchísimo mejor.

(*) Presidente de UNIR (Unión para la Integración y el Resurgimiento)
pncunir@yahoo.com.ar


07-05-2008

Se desarrolló la primera jornada sobre Legislación en Turismo

Estela de Carlotto visita Rafaela

Eligieron las autoridades de la Cámara de Diseñadores y Comunicación Visual

Región Centro: nueva reunión de legisladores justicialistas

SanCor aclaró que cumple con el precio de corte en las exportaciones

Espacio para el "Diálogo, construcción y desarrollo"

Reunión de productores en Mercoláctea 2008

Reunión de productores en Mercoláctea 2008

Dictadura: detienen a ex gobernador y un ministro

La Presidenta atacó otra vez a los medios

Cómo nos va por ser "vivos"

El Merval subió 1,02 por ciento

Acordarían mañana el salario del Sindicato de la Carne

Daño ambiental

La ONCCA reglamentó las exportaciones cárnicas

El domingo inicia la temporada de caza de la perdiz

Dejaría su cargo el director del IAPOS

Binner: "la impunidad es lo peor que le puede suceder a una sociedad"

Eva Perón y el "Día de la Liberación Nacional"

Un exclusivo servicio mecánico especializado

ASSA recuerda consejos acerca del correcto uso del servicio cloacal

"Los melones se están acomodando"

Se mantienen en firme los cuatro candidatos para Director del SAMCo

La exhibición de productos en la vía pública tendría nuevas prohibiciones

Sucursal de Pingüino Express habilitó playa para clientes





Arriba
    Clima
    Farmacias en Rafaela
    Teléfonos Útiles
    Encuestas
    Cartas de lectores
    Contacto


Contacto
Publicidad
suscripciones
  La Opinión On Line - Año 10 -
  es una publicación de Buffelli y Actis S.A.
  Anuncie en Diario La Opinión,
  tercer diario de la Provincia de Santa Fe.