www.laopinion-rafaela.com.ar - Rafaela - Argentina

Primera página
Todos los títulos
Noticias
Suplementos
Editorial
Archivo

Locales
Deportes
Sociales
Policiales
Región
Argentina
Mundo

Martes 7 de Octubre de 2008


Locales

Problemática de la ganadería y medidas para su posible solución

Roberto Bisang, economista de la CEPAL, dejó una serie de visiones y conclusiones sobre la problemática integral de la ganadería, ofreciendo también las posibles soluciones. Propuesta de cuatro medidas.

Por Horacio J. Garetto (*)

Dando para mucho porque fue muy suculenta la exposición del licenciado Roberto Bisang el viernes pasado en la Sociedad Rural de Rafaela sobre el mercado de la carne, procesos de formación de precios y problemas de la ganadería, retomamos el tema con ánimo profundizatorio.
Es muy interesante aprender, conocer y, en ese orden de ideas, cuántos más datos precisos tengamos mejor. Se trata de un sector económicamente muy importante, pero, además de eso, la cosa tiene otra dimensión, extraeconómica, se trata de algo que tiene que ver con el amor de todos los argentinos y doscientos años de historia y cultura gastronómica: la carne, el asado, el matambrito, las milanesas, el peceto y toda esa cultura.
Lo primero a saber es que, en todos estos años de explosión de los nuevos métodos se siembra agriculturil (siembra directa) y revolución genética tecnológica (semillas resistentes al glifosato) la ganadería perdió, según quién lo estime, entre 7 y 11 millones de hectáreas, que pasaron a dedicarse a la agricultura. Esta última es la estimación del SENASA.
Segundo, que así y todo, con 7 u 11 millones de hectáreas menos, el sistema de la carne y sus subproductos produce por un valor de 25.000 millones de pesos. Esto es equivalente a la cadena de la leche y es nada más y nada menos que un tercio de la soja, el negocio hoy estrella de la agricultura argentina (en sentido amplio).
Tercero, que como consecuencia de lo anterior tiene tendencia a ser distinto el tipo de ganadería que tenemos. Ya no es más tanto el Aberdeen Angus, Shortorn o Hereford de carne exquisita tradicional el que prevalece, sino que hoy se impone más lo que Bisang denominó la "Ganadería de los Bajos del Salado", con un animal típico de 550 kilos y ya no entonces el tradicional de 420 kilos.
Cuarto, otro dato muy importante de conocer para hablar de la ganadería argentina es que el 80% de los productores tiene menos de 250 cabezas de ganado. Esto genera severas debilidades por falta de escala, falta de capital, debilidades y problemas múltiples. Solamente el 2% de los productores tiene más de 2.000 cabezas.
Uno de los grandes dramas de la ganadería argentina, se sabe, es la insuficiente rentabilidad lo cual genera poco estímulo para aumentar la producción. Pero esto tiene un severo agravante. Es el siguiente. El de que ese vasto universo de productores pequeños no percibe ni siguiera ese modesto $ 3,40 que percibe el promedio (ya bajo) de los productores argentinos de carne. Esa gente no llega ni a $ 3,40, pues recibe por un kilo de carne $ 2,70 ó $ 2,80. Porque al ser pequeños no pueden tener relaciones directas con los grandes frigoríficos. Entonces caen en los remates ferias (esto cuesta 6%), comisionistas, revoleadores, tasas municipales (0,5%), derecho de playa (0,5%), derecho de pintura, fletes, etc. Entre pitos y flautas estos productores pierden, en la comercialización, aproximadamente un 10% del valor de lo que producen.
Entonces, con estos números vidriosos, que apenas dan, no puede haber aumento de la producción.
Quinto dato del problema. Este normalmente se lo presenta aislado, separado del sistema cárnico. Y es un grave error. Porque se trata de un actor central del negocio.
Es el tema de los frigoríficos, matarifes y abastecedores. Los frigoríficos argentinos son aproximadamente unos 480. El gran problema es que la mayoría no tiene auténtica escala industrial. Son de un nivel de equipamiento tecnológico insuficiente, bajo. La mayoría de esos frigoríficos faena poco. Como trabajan poco tienen altos costos fijos.
Como están poco equipados incurren en muchos despilfarros. Por ejemplo muchos tiran la sangre, no se aprovechan los huesos, las vísceras, el sebo, la grasa, las eparinas, etc. Y la bilis. Atento con esto que no muchos deben conocer el dato. Una tonelada de bilis vale tanto como la cuota Hilton. Y muchos tiran la bilis. Si no se aprovechan, entonces, todos estos subproductos, por la mencionada ineficiencia industrial de los frigoríficos/matarifes, se pierde dinero, se pierde valor que podría volver al productor que, es la base de la pirámide. Uno de los tantos ejemplos de esto que estamos comentando son los 140 mataderos municipales del Chaco, dónde se tira y se tira. Pierde toda la sociedad. Pero el problema, me parece, es sistémico. Estos frigoríficos ganan unos cuarenta centavos ($ 0,40) por kilo de carne, un margen bruto del 6%.
La otra mitad de este sector la integran los matarifes. El universo donde reinan los Alberto Samid, el "Negro" Martínez, el "Chucho" Morrone, etc. Acá abunda el "negro" fiscal, aunque entendido el concepto así: dadas las circunstancias, no hay otra manera de funcionar, o se sucumbe. Porque no se trata de caracterizar a un eslabón de la cadena cárnica como "genéticamente" evasor: el problema es sistémico y si no mejora el sistema difícilmente lo puede hacer un eslabón solo, por sí mismo. Este sector, a su vez, porque opera con menos cumplimiento de normas diversas en parte le compite deslealmente al sector frigorífico "en regla" (esto es a profundizar en próxima nota).
Los otros jugadores en este juego, son los carniceros. Son aproximadamente unos 45.000. O sea, contando las familias, unas 200.000 personas que viven de la venta de carne. Guarda con innovar, alerta Bisang, sin tantear primero, de querer pasar de la noche a la mañana a un sistema de comercialización por cortes, en bandejas, porque no va con nuestra idiosincrasia, los supermercados ya probaron y tuvieron que volver a poner carnicerías dentro de los supermercados. Porque la gente ama al carnicero, la gente "quiere ver" cómo el carnicero le corta el bife. El carnicero recibe la carne a $ 7,20 el kilo. Marca con un promedio de 18 a 20%. Gana en promedio unos $ 3.500 ó 4.000. Tiene varios cortes que le dan pérdida que tiene que compensar con otros para que el sistema funcione. A esta gente la carne les llega por los que se llaman "abastecedores", que son los que llegan con el camioncito, los que bajan la media res, trabajo por el cual se llevan unos 30 centavos por kilo de carne. El promedio al que se vende un kilo de carne, hoy, en el país, es $ 10,88. Y es igual en todo el país. No hay monopolios en este sector.
El otro problema. La carne sola tiene una incidencia de 8% en el Indice de Precios al Consumidor. Por ello a todos los gobiernos "pone como locos" los aumentos del precio de la carne. En medio de esas desesperaciones cortoplacistas, en estos años, las autoridades "cambiaron cinco veces la bocha", cambiaron cinco veces las reglas del juego del negocio ganadero. Estos cambios y, en particular el último, por el cual se autoriza exportar el 25% del stock si se asegura que el 75% vaya al mercado interno generó algo así como un mercado secundario, como una caja compensadora, como un "clearing" de la carne que tiene a todos los sectores cansados, fatigados, irritados, chinchudos. Por otro lado tenemos que si abrimos la exportación de golpe los precios de la carne al mostrador podrían subir un 60 ó 70%. Esto, dice Bisang, es un "imposible político", es decir, políticamente imposible de digerir.
Pero por otro lado tendríamos que la política de estos años no aseguró que la carne no aumente. Porque el aumento fue de, más o menos, de un 100%, aunque este aumento no habría sido demasiado mayor que la inflación del período.

(*) hgaretto@wilnet.com.ar


Las medidas que propone Bisang

Las cuatro medidas propuestas por el especialista Roberto Bisang para ir solucionando el problema de la ganadería son las siguientes:
1) Cronograma de apertura de las exportaciones a 3 años.
2)Desgravar ganancias al que cría terneros. Reembolsos, premios en efectivo, lo que sea. Y rápido.
3)Reconversión del sector frigorífico. Créditos para equipamiento, etc. Metas, etc.
4)Liberar el precio de la hacienda. Esto también tiene una importancia crucial para que el bajo precio de la carne no asfixie el desarrollo de sustitutos de la carne: cerdos, pollos, pescados, etc.

07-10-2008

Ferrocarriles

Problemática de la ganadería y medidas para su posible solución

Récord de producción del Relleno Sanitario

Audiencia por subsidios

"Las cadenas de valor y las políticas públicas"

Profesionales venezolanos se capacitan en el INTA Rafaela sobre la lechería

El Municipio demanda a la Provincia la falta de compromiso en el pago de cloacas

La región se organiza para participar en San Pedro

Girocar: el domingo se efectuó el sorteo final

Para entender la crisis financiera

Reforma tributaria: eje de la disputa entre peronistas y socialistas

Centro de dadores

Allanarán las viviendas y retirarán los perros peligrosos no registrados

Municipales suspendieron las medidas de fuerza

Liberaron ejemplares autóctonos y en peligro de extinción





Arriba
    Clima
    Farmacias en Rafaela
    Teléfonos Útiles
    Encuestas
    Cartas de lectores
    Contacto


Contacto
Publicidad
suscripciones
  La Opinión On Line - Año 10 -
  es una publicación de Buffelli y Actis S.A.
  Anuncie en Diario La Opinión,
  tercer diario de la Provincia de Santa Fe.