www.laopinion-rafaela.com.ar - Rafaela - Argentina

Primera página
Todos los títulos
Noticias
Suplementos
Editorial
Archivo

Aire libre
Ecología
Economía
Gente
Hábitat
Jubilados
La Palabra
Política
Rural
Salud

Viernes 14 de Agosto de 2009


Ecología

El medio antropógeno
El hombre en el ecosistema

Es sabido que el hombre como especie superior influye definitivamente en el medio en que se encuentra, lo hace en forma negativa y también positiva. Podríamos decir por lo tanto que, medio antropógeno es todo aquello en que la actividad humana interfiere en los ciclos naturales alterándolos total o parcialmente, sustituyendo en parte o en su totalidad los elementos naturales originales.
Si somos buenos observadores de la naturaleza veremos que todo organismo vivo interfiere en los ciclos de los restantes seres que comparten con él un mismo hábitat, pero al mismo tiempo sufre la influencia de esos otros elementos del ecosistema al cual pertenece. Se trata entonces, de una interacción permanente, en la que los mecanismos de regulación de la propia naturaleza pueden compensar los excesos y desequilibrios que se produzcan.
El ser humano en cambio, dadas sus particulares condiciones de desarrollo y el nivel de tecnología alcanzado, que lo capacitan para realizar intervenciones profundas en cualquier medio, se ha convertido decididamente en un factor clave de perturbación en los ecosistemas. Actúa de modo directo (por Ej. talando árboles de la selva tropical, largando emisiones contaminantes a los cauces naturales, etc.) o indirecto (por Ej. destruyendo la capa de ozono con emisiones industriales).
La importancia de la actividad humana ha adquirido en los últimos tiempos una envergadura tal que pone en serio peligro la estabilidad del ecosistema terrestre, como una unidad global.

El hombre y el desarrollo urbano

De acuerdo a los datos obtenidos, se puede decir que: para mediados del S. XXI cerca de la mitad de los 6.500 millones de habitantes previstos para el planeta residirá en las ciudades, y un porcentaje elevado de ellos en los grandes conglomerados urbanos; por lo tanto estos centros se han convertidos en factores de perturbación de primera magnitud.
La propia extensión física de una gran urbe supone ya una interrupción destacable en la comunidad del bioma donde haya surgido. Y no se trata sólo de las edificaciones que se construyen, sino que junto a ellos aparece toda una serie de elementos de infraestructura que hacen a la sociedad moderna, cuyo impacto es igual de perjudicial. El suministro eléctrico por ej., supone el tendido de cables de alta tensión por toda la ciudad, estas conducciones aéreas representan un riesgo para numerosas especies de aves. Además, los campos eléctricos y magnéticos, que provienen de los elementos electrodomésticos y de los aparatos de alta tecnología electrónica, utilizados en las ciudades, generan en el ser humano alteraciones en la salud a veces de graves consecuencias.
Por otro lado existen los vertidos líquidos y los vertidos sólidos, que constituyen un grave problema al que todas las ciudades han de enfrentarse, y para el que no acaba de encontrarse soluciones plenamente satisfactorias.
El ruido constante de las ciudades, la iluminación nocturna (que desorienta a las aves migratorias), y el aumento de la temperatura ambiente (causado por calefacciones y gases de escape de los vehículos- ), unido a las condiciones desérticas desde el punto de vista ecológico que reina en las urbes, agregando a todo esto el alto grado de contaminación atmosférica producido por los humos de las industrias, podríamos decir que son factores adicionales que, como consecuencia de la gran actividad humana, producen una reciente influencia sobre el medio alterándolo cada vez más, transformándose de este modo amplias zonas de la naturaleza en lo que se llama medio antropógeno .
Por todo lo antedicho debemos considerar nuestro modo de vida moderna, de manera tal que se permita un equilibrio permanente entre: las actividades desarrolladas para nuestra evolución como especie por un lado y la propia naturaleza de donde venimos, por otro.

14-08-2009

El hombre en el ecosistema

07-08-2009

¿Quién se lleva las aguas de nuestro río Paraná?

31-07-2009

La Basurología, ¿objeto o ciencia?

24-07-2009

¿Alimentos del futuro o "comida Frankestein"?

17-07-2009

El consumismo y la degradación ambiental

10-07-2009

La cumbre del G-8 y la pobreza mundial

03-07-2009

A H1/N1: ¿Qué conocemos del origen de esta nueva gripe?

26-06-2009

Consecuencias Ecológicas de los Vertidos de Petróleo

19-06-2009

Día mundial de la lucha contra la desertificación

12-06-2009

Peligros del herbicida más utilizado en el país

05-06-2009

5 de junio: Día Internacional del Medio Ambiente

29-05-2009

El consumo excesivo de papel

22-05-2009

La peligrosa pérdida de Biodiversidad

15-05-2009

Adaptaciones al ambiente

08-05-2009

La peligrosa pérdida de biodiversidad

24-04-2009

En el mes del animal, el comercio de la fauna exótica

17-04-2009

El tratamiento ambiental del dengue

10-04-2009

World Wildlife Fund

03-04-2009

La Conciencia Ambiental

27-03-2009

El Dengue: factores ambientales y sociales involucrados en la emergencia de enfermedades transmitidas





Arriba
    Clima
    Farmacias en Rafaela
    Teléfonos Útiles
    Encuestas
    Cartas de lectores
    Contacto


Contacto
Publicidad
suscripciones
  La Opinión On Line - Año 12 -
  es una publicación de Buffelli y Actis S.A.
  Anuncie en Diario La Opinión,
  tercer diario de la Provincia de Santa Fe.