www.laopinion-rafaela.com.ar - Rafaela - Argentina

Primera página
Todos los títulos
Noticias
Suplementos
Editorial
Archivo

Aire libre
Ecología
Economía
Gente
Hábitat
Jubilados
La Palabra
Política
Rural
Salud

Lunes 1 de Noviembre de 2010


Cartas de lectores

Había una vez un hombre

Sr. Director:

Había una vez un hombre que tenía un proyecto. Había una vez un hombre que creía en las palabras y en lo que ellas significaban. Lo que eran en concreto y lo que prometían. Ese hombre creía en palabras como justicia, verdad, honor, dignidad, esperanza. Había una vez un hombre extraordinario que se unió a una mujer también excepcional y la convenció de acompañarlo en un sueño, el mayor que puede tener un hombre que ama a su patria, que la ama y la quiere ver grande, la quiere ver feliz, la quiere ver justa, equitativa. Y en crecimiento. Y ese hombre empezó a andar, empezó a recorrer lo que tenía que recorrer para alcanzar su sueño, para conquistar su sueño, con el inclaudicable, el infatigable apoyo de su mujer, su compañera.
Hay veces que el destino nos da nuestros sueños como penitencia pero ellos no se intimidaron, no retrocedieron, no dudaron, y comenzaron a construir su sueño. Y se comprometieron en el camino sin retorno de la entrega absoluta a sus ideales. Sin perder nunca de vista aquellas palabras en las que creían.
No les faltaron obstáculos, barreras, muros de todo tipo y calibre, ataques injustos, despiadados y rapaces de los sectores que siempre se han beneficiado con la injusticia, que siempre han sacado provecho con el sufrimiento del pueblo, con la ignorancia del pueblo.
Y ellos avanzaron, y lucharon y dieron las batallas que había que dar y enfrentaron a los adversarios que tenían que combatir y aún a aquellos que por falta de información o por la deformación de la misma, se sumaron equivocadamente.
Pero todo tiene su precio. Néstor lo sabía y Cristina, seguramente, también. Es evidente que consideraron que la salud, el bienestar y hasta la vida, eran menos valiosos, menos importantes que el cumplimiento de su sueño y ese bien supremo, la Patria, este país, nuestro país y todos sus habitantes. Sin exagerar, Néstor murió por la Patria, por una pasión llamada Patria.
Desde 1984 he sido testigo de gobiernos olvidables, unos más que otros.
Nunca hubo uno que como éste le diera tanto sentido a esas viejas, queridas, palabras: justicia, verdad, honor, dignidad, esperanza.

Dr. Armando Peláez Goycochea
DNI 18.797.495


01-11-2010

Dos noticias impactantes

Había una vez un hombre

Escenarios prematuros





Arriba
    Clima
    Farmacias en Rafaela
    Teléfonos Útiles
    Encuestas
    Cartas de lectores
    Contacto


Contacto
Publicidad
suscripciones
  La Opinión On Line - Año 13 -
  es una publicación de Buffelli y Actis S.A.
  Anuncie en Diario La Opinión,
  tercer diario de la Provincia de Santa Fe.