www.laopinion-rafaela.com.ar - Rafaela - Argentina

Primera página
Todos los títulos
Noticias
Suplementos
Editorial
Archivo

Aire libre
Ecología
Economía
Gente
Hábitat
Jubilados
La Palabra
Política
Rural
Salud

Martes 9 de Noviembre de 2010


Cartas de lectores

El extraño caso del señor Cobos

Sr. Director:

En un par de oportunidades he leído notas de periodistas de los medios de prensa hegemónicos, en las que sus autores, con histriónica preocupación, se lamentan de que la gente que despidió los restos del expresidente Kirchner se manifestó con inusitada violencia, restándole dignidad al acto multitudinario. La violencia a la que aluden no fue la de enfrentamiento entre facciones, vandalismo, quema de banderas, etc., sino solamente frases cantadas a coro pidiéndole a J. Cleto Cobos que renuncie a la vicepresidencia. A diferencia de los Morales Solá y de los Fraga, considero que más que actitudes violentas, dichos cánticos expresaban el sentido de justicia que suelen enarbolar las masas. Esos jóvenes que hoy abrazan la política llenos de ideales (como lo hizo mi generación, aunque luego fuimos vencidos y descorazonados por la ultra derecha cívico militar), que no es precisamente una incipiente "juventud hitleriana" como despiadadamente expresó el confabulador de golpes de estado Mariano Grondona, sino jóvenes estudiantes y trabajadores cansados de este funambulesco personaje a quien algunos periodistas le hicieron creer que es presidenciable, y en tal sentido lo sostuvieron como paladín democrático en su retahíla de traiciones. Porque eso es el señor Cobos; un traidor al mandato otorgado por el pueblo en las urnas. Como todos saben, la elección del vice no se hace en boleta separada de la utilizada para elegir al presidente. En 2007 Cobos fue como segundo en la fórmula "Cristina F. Kirchner-Julio C. Cobos", y multitudes votaron a quien hoy es nuestra primera mandataria, y el mendocino también fue elegido por los votos a Cristina. Lo mismo hubiera ocurrido si el PJ hubiese puesto a otra persona en la fórmula (se había pensado en un primer momento en el socialista Rubén Giustiniani), pero confiaron en él. En realidad, todos esperamos que ante la ausencia forzada del Presidente, el vice continúe, ya en ejercicio de la presidencia, con el lineamiento político detentado por quien le dio posibilidades de ocupar ese cargo público. Algunos, por ignorancia, piensan que el vicepresidente es miembro del Senado, por lo que puede manifestar una posición política personal, ajena a la del Ejecutivo. Pero no debe ser así. La Constitución Nacional define claramente al Poder Ejecutivo en los artículos 87 al 93. El texto constitucional no deja margen para la duda, el vicepresidente es parte del Poder Ejecutivo, y más aún, el sueldo se lo paga el Tesoro (es decir, que no forma parte del presupuesto de la Cámara de Senadores). El vicepresidente no es un legislador, por cuanto no fue elegido como tal por los sufragantes. Tiene, entre sus funciones, la de presidir el Senado, y en casos de empate, desempatar votando a favor del Ejecutivo, al cual pertenece, y no en contra. Salvo lo que sucede últimamente en Paraguay con el vicepresidente de Lugo, no hay en el mundo otro caso como el de Cobos. En el extranjero ven asombrados, y obviamente sin poder entender, cómo el vicepresidente traba proyectos de leyes enviados por la Presidenta, se manifiesta abiertamente en contra de las políticas públicas, y mantiene un hiriente distanciamiento (que ya es un divorcio consumado) con el Ejecutivo. Pero volviendo al principio, insisto que no fue violencia la manifestación de la gente en contra de Cobos. Sí entiendo por violencia la expresión de la señora Carrió un tiempo atrás, cuando dijo que lo mejor que podría sucederle a la presidenta era quedar viuda, o la del otro aprendiz de mago que dijo "sentir la muerte de Néstor Kirchner, como también le dio pena la muerte de Saddan Hussein, o que también siente lástima cuando ve un perro muerto". En fin, la política da para todo, pero yo, ejerciendo pacíficamente mi derecho como ciudadano argentino, le pido a don Cleto Cobos que deje de malversar su cargo, que no continúe desafiando a la Constitución Nacional, y que si no está de acuerdo con la Presidenta en cuya fórmula fue elegido, pues que renuncie. Será su mejor contribución a la Nación que haya hecho Cobos en su vida política.

Duval Carlos Ruiz Diaz
DNI 11.011.546


09-11-2010

Respuesta a Tartaglini

El extraño caso del señor Cobos

Sobre una carta





Arriba
    Clima
    Farmacias en Rafaela
    Teléfonos Útiles
    Encuestas
    Cartas de lectores
    Contacto


Contacto
Publicidad
suscripciones
  La Opinión On Line - Año 13 -
  es una publicación de Buffelli y Actis S.A.
  Anuncie en Diario La Opinión,
  tercer diario de la Provincia de Santa Fe.