www.laopinion-rafaela.com.ar - Rafaela - Argentina

Primera página
Todos los títulos
Noticias
Suplementos
Editorial
Archivo

Aire libre
Ecología
Economía
Gente
Hábitat
Jubilados
La Palabra
Política
Rural
Salud

Jueves 11 de Noviembre de 2010


Rural

Agua querida

De ahora en adelante las temperaturas se irán acrecentando y si la lluvia se hace desear como últimamente, el agua se hará cada vez más difícil a la planta poder obtenerla. No se si les pasará lo mismo que a mi, no alcanza el tiempo pero la necesidad de riego es imperante. Por eso hoy les daré algunos consejitos para hacer más fácil esta tarea de regar.
Las plantas obtienen el agua y los nutrientes principalmente a través de las raíces, aunque una pequeña proporción provienen de las hojas. Cuando las plantas se cultivan en macetas, sus raíces hallan ciertas restricciones en su búsqueda de agua y nutrientes, y nosotras las jardineras debemos superar este problema.
Para facilitar algunas ideas sobre los niveles de riego necesarios, una maceta de 1 m de diámetro completamente cubierta de plantas puede perder hasta 6 litros de agua en un día cálido, soleado y con viento, y la tierra puede secarse rápidamente. El agua se pierde a través de la transpiración y la evaporación en la superficie de la maceta. Esta rápida pérdida explica por qué el riego eficaz de las plantas cultivadas en macetas resulta tan esencial para su salud.

COMO REGAR

Debe asegurarse que el agua proporcionada a la planta llegue directamente a las raíces en lugar de limitarse a humedecer la superficie de la tierra. En la mayoría de los casos se aconseja llenar el recipiente con agua hasta el borde y dejar que penetre lentamente. El exceso simplemente saldrá por el orificio de drenaje. Un remojado prolongado es más beneficioso que un humedecimiento ligero, que sólo puede provocar que se genere podredumbre en la superficie y que la planta quede expuesta a secarse. Si no se proporciona la cantidad suficiente de agua, el nivel de la tierra disminuirá por los lados de la maceta a medida que se seca. La próxima vez que riegue la planta, el agua correrá por los lados de la maceta y saldrá por el orificio de drenaje sin haber empapado la tierra. Si esto ocurre, el mejor remedio consiste en mezclar una gota de detergente con 9 l. de agua en un recipiente grande. Esto incrementa la capacidad del agua para mantenerse y penetrar en el suelo seco. En cuanto a las macetas más pequeñas colóquelas sobre una bandeja con un poco de agua y deje que la planta absorba el líquido gradualmente.

PELIGROS DE EXCESO Y FALTA

Si no riega sus plantas en forma regular, las somete a una tensión que puede dañarlas y provocar un crecimiento inferior al normal. El exceso de riego no compensa la sequedad, y la planta simplemente se verá obligada a sufrir la tensión adicional de una saturación de agua.

FORMA Y MATERIAL DE LA MACETA

La elección de la maceta en cuanto a forma y material puede suponer una diferencia considerable con respecto a la velocidad de secado del suelo. Los materiales porosos como la terracota, favorecen que la tierra se seque con mayor rapidez que los materiales no porosos, como el polietileno. Los recipientes con una boca ancha ofrecen una superficie grande de tierra a los elementos, lo que favorece el secado rápido, sería recomendable, en climas cálidos, limitar esta forma de maceta a las zonas sombrías. Busque siempre el recipiente más adecuado para cada caso.

FRECUENCIA DE RIEGO

En su mayor parte, depende de la forma de la planta y del país de origen. Las plantas mediterráneas, que toleran la sequía, necesitarán menos humedad que las plantas de pantano de climas con temperaturas moderadas. Por tanto, la plantación adecuada a cada situación es un elemento clave para conseguir reducir las necesidades de riego.
En un clima soleado, muy cálido, la mayoría de plantas cultivadas en macetas necesitarán un riego diario, preferiblemente a última hora de la tarde o a primeras de la mañana, ya que así las pérdidas por evaporación serán menores. Recuerde que el viento también provoca la sequedad de las plantas.

CESTILLOS COLGANTES

Merece un título a parte ya que en estos recipientes la humedad desaparece rápidamente y el riego se hace más difícil por la ubicación.
Debido a que gran parte de la tierra de la maceta se halla expuesta al exterior, el agua de riego se va con mayor rapidez, por eso es conveniente sujetar una caña de bambú al extremo de una manguera y así podrá regar con más facilidad y comodidad.

Espero que ponga en práctica estos consejitos y sus plantas se lo agradecerán. Hasta la próxima.

11-11-2010

Transiciones en las empresas familiares

Marzo traería la liquidación única de la leche

Muy confundida

Un oferente para el gasoducto lechero

Piden ley para frenar los desalojos de campesino

FAA Roca reeligió a sus autoridades

Las retenciones deberán esperar al año próximo

De 1.700, 243 trigueros cobraron los reintegros

Industrialización récord de soja

A 20 pesos menos

Miel: se asociaron los industrializadores

BCR recibirá a ministro Chino

Breves

Reclamo de productores y trabajadores cárnicos

China comprará carne argentina

Agua querida





Arriba
    Clima
    Farmacias en Rafaela
    Teléfonos Útiles
    Encuestas
    Cartas de lectores
    Contacto


Contacto
Publicidad
suscripciones
  La Opinión On Line - Año 13 -
  es una publicación de Buffelli y Actis S.A.
  Anuncie en Diario La Opinión,
  tercer diario de la Provincia de Santa Fe.