www.laopinion-rafaela.com.ar - Rafaela - Argentina

Primera página
Todos los títulos
Noticias
Suplementos
Editorial
Archivo

Aire libre
Ecología
Economía
Gente
Hábitat
Jubilados
La Palabra
Política
Rural
Salud

Martes 16 de Noviembre de 2010


La Palabra

El invitado

Docencia y cultura

por Alicia Susana Bruno - licenciada en psicología (Buenos Aires)

Hace unas semanas comencé mi carrera como docente en una escuela de Enseñanza Media de la provincia de Buenos Aires, allí enseño la materia "Psicología" a estudiantes cuya orientación pedagógica está dirigida a las humanidades y a la comunicación social.
Fue muy conmovedor atravesar esa puerta de entrada al establecimiento ya que dicha institución es para mí mucho más que "una escuela del Distrito 055", fue mi propia escuela secundaria allá hace tiempo cuando era adolescente.
Pertenecí a la segunda promoción de egresados como Perito Mercantil y guardo hermosos recuerdos de mi pasado como estudiante en la misma, cuando transcurrían los años '70...
Actualmente sigo asistiendo a la misma en calidad de profesional ya que la acreditación oficial de aquellos estudios secundarios me posibilitó el ingreso a una carrera en la Universidad de Buenos Aires.
¿Podría pensar en este momento de mi vida que he abandonado el lugar de aprendiz para asumir el rol de enseñante?
Desde mi propia subjetividad me respondo que ¡No!
Sigo siendo aprendiz y estudiante, quizás un poco menos alumna (etimología: "sin luz"), pero con la firme convicción de seguir creciendo en este maravilloso proceso de la enseñanza-aprendizaje.
Son los propios estudiantes de la división que tengo a cargo, que en el sorprendente "ida y vuelta" del intercambio de cada clase de los viernes me siguen enriqueciendo como sujeto.
De regreso a casa, cuando dejo la escuela reflexiono en lo me han aportado, ellos quizás ni lo imaginan.
Me niego a tratarlos como sujetos sin luz (alumnos), cada uno de ellos tiene en su haber un caudal propio de saberes previos que hacen que las clases más allá del contenido curricular compartido sean: matizadas, diversas y coloreadas con intensidades diferentes.
Cada uno de ellos es único e irrepetible. Y como les digo a todos: espero que este enunciado se lo lleguen a apropiar para sí.
Es interesante promover la circulación de su propia pedagogía popular (al decir de Jerome Bruner) lo cual es permitido por la materia que nos concierne: Psicología.
Bruner piensa que la educación es un misterioso intercambio que se produce en el aula y que un sistema educativo sería el posibilitador del encuentro entre los miembros de una sociedad y la cultura en la cual están inmersos.
Le educación pensada como generadora de la identidad cultural en cada sujeto es una empresa que se dirige a adaptar una cultura a las necesidades de sus miembros y de adaptar sus miembros a las necesidades de la cultura.
Durante la clase en la cual el docente intercambia conocimientos o saberes con sus estudiantes, algo más que el contenido curricular es el que se despliega en ese acto.
La pedagogía popular da cuenta de aquellos valores, ética, ideologías y saberes de la calle.
El aula no es una isla, es un contexto vivo (podemos pensarla como la célula de un tejido) dentro de una cultura más extensa.
En una clase se entrecruzan diversas teorías intuitivas cotidianas, implícitas y hasta omnipresentes las cuales aluden a psicologías populares que denotan ciertos saberes humanos incorporados.
(R. Le dijo a G. en el pasillo que lleva al patio: -¡no me psicopatees!, se te chifló el moño?) La clase se vuelve interesante y enriquecedora cuando el conocimiento que allí se genera es el resultado de un esfuerzo de cooperación.
En el aula se aprende que otros, los compañeros, también tienen creencias justificadas y que éstas se pueden compartir.
La discusión grupal en al aula tiene por función la creación de nuevos conocimientos compartidos, dejando de lado así el posible hecho de averiguar quién es el poseedor de los mismos.
No hay hegemonía posible en estos términos, es que la opinión del compañero de clase es tan valiosa y válida como la del que tomó la palabra.
En la construcción de conocimiento es relevante el intercambio social, el estudiante es un ser activo e intencional en este proceso ya que negocia con sus pares sobre cómo conocer el mundo y a los otros.
Me gusta pensar con Bruner(1) la tarea del docente como mediador entre el estudiante y el objeto a conocer y a la cultura como ese gran banco de datos del cual disponemos los sujetos, una especie de almacén de herramientas necesarias cada vez que nos atascamos en la gran y compleja empresa de conocer.
En este mes vaya mi agradecimiento a cada uno de los docentes que de diferentes maneras me han acompañado en este camino de aprehender conocimientos, Y el mejor de mis recuerdos a cada compañero de ruta!

(1) Jerome S.Bruner: "La educación, puerta de la cultura", Aprendizaje Visor Editorial, Madrid, 1997

16-11-2010

Editorial

El invitado

En busca de... Jorge Videla, artista de circo

Les comentamos

Consultorio lingüístico

El buen decir





Arriba
    Clima
    Farmacias en Rafaela
    Teléfonos Útiles
    Encuestas
    Cartas de lectores
    Contacto


Contacto
Publicidad
suscripciones
  La Opinión On Line - Año 13 -
  es una publicación de Buffelli y Actis S.A.
  Anuncie en Diario La Opinión,
  tercer diario de la Provincia de Santa Fe.