www.laopinion-rafaela.com.ar - Rafaela - Argentina

Primera página
Todos los títulos
Noticias
Suplementos
Editorial
Archivo

Locales
Deportes
Sociales
Policiales
Región
Argentina
Mundo

Miércoles 17 de Noviembre de 2010


Editorial

Dinero sin control

Las complicaciones para aprobar el proyecto de ley del presupuesto 2011 en el Congreso podrían tener un efecto colateral impactante: el Gobierno está a punto de obtener un margen récord de, por lo menos, $ 100.000 millones de excedente de recaudación, que podrá manejar en el año electoral sin control parlamentario.
Al subestimar las pautas de crecimiento y de inflación en el presupuesto, el Gobierno esconde excedentes tributarios que, según la oposición, este año alcanzaron los $ 60.000 millones, y se asignaron de manera discrecional. Esta maniobra podría repetirse el año próximo: los excedentes no declarados en el proyecto para 2011 rondarán, como mínimo, los $ 35.000 millones.
Como es muy probable que el proyecto de presupuesto 2011 finalmente no sea sancionado -su debate derivó en un escándalo en la última sesión de la Cámara de Diputados-, el Gobierno prorrogaría por decreto el presupuesto de este año, tal como anunció el pasado lunes por cadena nacional la presidenta Cristina Kirchner. Por lógica, si se computan los excedentes tributarios que el Gobierno no ha declarado en este y en el próximo período, podrá ejercer en 2011 un margen de maniobra discrecional de al menos $ 100.000 millones sin autorización legislativa.
Esta estrategia del Gobierno de subestimar ingresos y gastos en el presupuesto -que, vale aclarar, también se realiza en muchas provincias y municipios- se repitió año tras año desde 2003, cuando se inició la era de gestión kirchnerista. De hecho, y según el cálculo realizado por el economista y diputado nacional por la Coalición Cívica, Alfonso Prat Gay, "en los últimos seis años la subestimación de los recursos presupuestarios ha rondado los $ 150.000 millones de pesos nominales", aunque aclarando que "ajustados por inflación, son alrededor de 240.000 millones que en los últimos seis años se han aprobado por fuera del trámite legislativo que exige la Constitución nacional".
Para el diputado Claudio Lozano (Proyecto Sur), esa cifra podría elevarse en 2011 "a 320.000 millones en total", añadiendo que "el Gobierno busca victimizarse y trabaja con la idea de prorrogar el presupuesto 2010 para manejar a su antojo los recursos excedentes de la recaudación".
Tanto Prat-Gay como Lozano, en sus respectivos dictámenes opositores, exigen que el Gobierno sincere en su proyecto de presupuesto 2011 la pauta real de crecimiento e inflación y, por ende, de los ingresos tributarios, sin subestimaciones. Sin embargo, el oficialismo no quiere dar el brazo a torcer e insiste en que no concederá cambios en el texto.
Desde la vereda de enfrente, y como no podía ser de otra manera, el oficialismo defiende su accionar. "La elaboración del presupuesto, de esta ley de leyes, de este plan de gobierno es una responsabilidad del Poder Ejecutivo. Se podrá rechazar o no, pero lo que no se puede hacer es intentar ponerle al Poder Ejecutivo un presupuesto distinto al que envió. No se puede intentar que la presidenta de la Nación, Cristina Kirchner, gobierne con el presupuesto de la oposición. Es irracional", asestó el jefe del bloque de diputados oficialistas, Agustín Rossi.
Esta es la médula de la disputa política que estalló el miércoles pasado en la Cámara de Diputados y que se degeneró en un escándalo cuando diputados de la oposición denunciaron presiones y ofertas de ministros y legisladores del oficialismo para que voten el proyecto oficial o bien se retiraran del recinto para que facilitaran su aprobación. El final ya es conocido: la oposición, por mayoría, obligó a que el dictamen volviera a ser revisado en la Comisión de Presupuesto.
Cabe recordar que el propio Rossi respondió que todas esas denuncias de la oposición son "una chantada" y redobló la apuesta: convocó a una sesión especial para este miércoles con el fin de que se defina, a suerte y verdad, la ley de presupuesto e insistió en que no se modificará una sola coma. Los opositores impugnarán esa convocatoria a sesión e insisten en buscar consenso en la Comisión de Presupuesto.
Fiel a su estilo, ante los problemas el Gobierno responde jugando al límite y redoblando la apuesta. Según la oposición, la estrategia oficial es "victimizarse" y criticar al arco anti K, sabiendo de antemano que tiene en el bolsillo la victoria final. Una victoria que incluirá, más allá de los cálculos, la posibilidad de manejo, a gusto y piacere y en la previa de una contienda electoral clave, decenas de miles de millones de pesos.




Arriba
    Clima
    Farmacias en Rafaela
    Teléfonos Útiles
    Encuestas
    Cartas de lectores
    Contacto


Contacto
Publicidad
suscripciones
  La Opinión On Line - Año 13 -
  es una publicación de Buffelli y Actis S.A.
  Anuncie en Diario La Opinión,
  tercer diario de la Provincia de Santa Fe.