www.laopinion-rafaela.com.ar - Rafaela - Argentina

Primera página
Todos los títulos
Noticias
Suplementos
Editorial
Archivo

Aire libre
Ecología
Economía
Gente
Hábitat
Jubilados
La Palabra
Política
Rural
Salud

Jueves 18 de Noviembre de 2010


Cartas de lectores

La vieja Terminal en Debate

Sr. Director:

"Un profundo dolor de parto", así comenzaba el artículo que publicó el diario La Nación el último sábado 13 de noviembre, un día después que se celebrara en Rafaela el Seminario "La vieja Terminal en debate". El título del artículo era "Escuchar a la sociedad civil" y describía las distintas formas de interacción que se están ensayando en el país para que la sociedad civil y los gobiernos interactúen en espacios de trabajo conjunto.
Habiendo vivido el proceso desde el 6 de octubre del año pasado, cuando nos sorprendieron con la noticia de la posible construcción del "Multiespacio" en el predio de la Vieja Terminal, seguido rápidamente por las voces de protesta de muchos vecinos y organizaciones de la ciudad, incluida la mía, no puedo más que celebrar el haber participado de este encuentro el viernes último.
Más allá de las exposiciones y de los proyectos presentados, mi intención es poner la lupa en determinados conceptos que fueron expresados a lo largo de la jornada y dejar planteadas ciertas cuestiones que quedaron expuestas marginalmente pero que, no por ello, resultan de menor importancia.
En primer lugar, y volviendo al comienzo de este relato, creo que como comunidad pudimos superar el dolor del parto en tanto y en cuanto el Gobierno Municipal hizo lugar a la presión de la sociedad rafaelina y, a instancias del Consejo Consultivo Social de la ciudad, organizó este debate con importantes presencias. No es un dato menor, en un país donde los que ostentan el poder se suelen recluir en sus razones sin dejar lugar a la menor discusión. Así que, desde este punto de vista, vaya mi reconocimiento por el cambio de actitud de los responsables de la conducción municipal.
En segundo lugar, creo que fue muy emocionante percibir la energía de las "fuerzas vivas" de la ciudad, más vivas que nunca, trabajando en forma conjunta, en la búsqueda de una solución que beneficie a Rafaela en el todo.
Durante la primera parte del seminario, prestigiosos urbanistas y arquitectos nacionales y extranjeros, expusieron su experiencia en diversos emprendimientos públicos. De aquí quisiera rescatar algunos conceptos vertidos por algunos de ellos y que, en mi opinión, deberían tenerse en cuenta cada vez que el Estado interviene en este tipo de emplazamientos. En primer lugar, el Estado debería tratar de construir un "espacio para todos", no sólo para el que tiene capacidad de compra, ligado al interés del Estado (cultura, educación, promoción del bienestar general) y no al mero consumismo. El proyecto público debe actuar como punto de apoyo o polo de atracción para mejorar el entorno, donde sí interviene el capital privado a su propio riesgo. La acción del Estado sólo cataliza, potencia, y habilita la acción privada generadora de recursos, a través de proyectos que respondan a criterios de rentabilidad social, no rentabilidad económica, dentro de un planteo estratégico de largo plazo.
La mayoría absoluta de los proyectos presentados, respondieron en general a estos principios, centrándose en los temas educativos y culturales, con algunos ingredientes de menor escala, en algunos casos, vinculados a emprendimientos gastronómicos o comerciales relacionados a la actividad cultural principal. Fue meritoria la participación de jóvenes estudiantes y de ciudadanos comunes que pusieron su corazón en el armado de los proyectos presentados.
Una mención aparte merece la presentación que realizara el representante del grupo GLA (gestor del Multiespacio) que, viéndose ya sin chances, nos invitó a visitar los shoppings de lugares que nada tienen que ver con Rafaela, en términos de densidad demográfica, ni seguramente en el origen del proyecto (una locación de propiedad pública). Nos recordó que en los shoppings se llevan a cabo las campañas de vacunación y obtención de DNI, y nos dejó la amenaza de que, si no era en la Vieja Terminal, el shopping igual se construiría en algún lugar de Rafaela. Todo un arsenal de ventajas que, seguramente, nos estaríamos perdiendo con esta oportunidad rechazada por la mayoría de los presentes.
Pero fue la última exposición la que dejó, a mi criterio, conceptos importantes flotando, sin que hubiera mucho tiempo a reaccionar. El Dr. Pablo Trivelli, economista, docente y consultor chileno en temas de desarrollo y proyectos urbanos, cerró el seminario luego de haber presenciado el desarrollo del mismo durante toda la jornada.
En primer lugar expresó que le pareció al menos curioso que estuviéramos discutiendo una asignación de recursos a partir de la disponibilidad de un lugar determinado y no dentro de un plan estratégico integral de largo plazo.
Si bien es una situación especial que se dio en nuestra ciudad con la desocupación del predio, no tiene que dejar de llamarnos la atención esta observación del Dr. Trivelli. En general, nuestra actividad en todos los ámbitos es reaccionaria, no planificada, y mucho menos, integrada a una estrategia general. La falta de políticas de Estado es una prueba cabal de esta afirmación. Sin ir más lejos, yo me pregunto en qué lugar del plan estratégico de la Provincia aparece el proyecto que, mágicamente, apareció 15 horas antes del seminario. En fin, mi interés aquí es no pasar por alto la observación del Dr. Trivelli que seguramente habrá herido nuestro orgullo, pero mostró la realidad de nuestra forma de hacer las cosas.
En otro momento de su exposición, explicó su experiencia cuando lideró la remodelación de un predio en Santiago de Chile. El consejo que él recibió de otros alcaldes del mundo y que nos transmitió a nosotros fue: "no creen un agujero negro", refiriéndose a la poca probabilidad de autosustentabilidad de un centro cultural y la necesidad, en consecuencia, de recurrir a la permanente financiación fiscal para su funcionamiento. Es aquí donde, como economista, me permito diferir en esta recomendación. Creo que cuando se trata del Estado, hay que saber diferenciar entre lo que es gasto y lo que debe considerarse inversión. Una asignación dedicada a la cultura y a la educación, difícilmente deba ser calificado como gasto (agujero negro), cuando implica una inversión en el futuro de un pueblo. Quizás el Dr. Trivelli desconoce nuestras apetencias por financiar verdaderos agujeros negros como el fútbol, subsidios a aerolíneas que sólo usan 30 personas, negocios de amigos, y otras yerbas, por lo que podríamos excusarlo en su dogmatismo, pero igualmente, creo que aquí lo traicionó su perfil de economista centrado en la rentabilidad económica y no social.
Por último, destacó que, por lo que había escuchado, GLA había elegido a Rafaela, y que sería bastante tonto de nuestra parte no dejar que el shopping se instale en el centro, porque finalmente igual se instalaría en otro lugar, provocando el movimiento del público fuera del área comercial céntrica, con lo cual el perjuicio sería aún peor. Una de las expositoras del seminario contestó a esa advertencia, pero quiero exponer aquí una contestación más amplia, que me hubiera gustado compartir con el Dr. Trivelli y los demás participantes. El Dr.
Trivelli y la gente de GLA suponen que la presencia de un shopping en una ciudad es como la presencia de una comisaría, absolutamente imprescindible y ventajosa. La cuestión que aquí propongo es: ¿quién determina que la eliminación de la vida ciudadana en todas sus expresiones de las calles abiertas de la ciudad es lo que la ciudad necesita? ¿Quién establece que la felicidad de los habitantes de una ciudad está determinada por un edificio cerrado, con comercios aglomerados, con un patio de comida y con salas de cines? ¿Y si en la construcción de una nueva conciencia, donde las personas encuentran su felicidad en el hacer y compartir, y no en el consumo por el consumo mismo, la ciudad tampoco permitiera la instalación de un shopping GLA en otro lugar de la ciudad porque sigue privilegiando la vida a cielo abierto, el encuentro del vecino en la calle, con la decisión de no ceder más espacio público al miedo, la inseguridad, el abandono, más del que, como país, ya hemos cedido en demasía? En fin, estas son algunas de las cuestiones que quedaron flotando sin mucha oportunidad de discutir pero que, sin ningún lugar a duda, el Dr. Trivelli disparó con sus juicios como observador externo.
Espero que el dolor del parto nos permita ver la Luz como sociedad participativa, capaz de reunirse, escucharse y compartir sus intereses en busca de las mejores oportunidades. Rafaela, que en muchos aspectos es referente nacional, debe encontrar el camino para lograr una comunidad abierta, con igualdad de oportunidades, centrada en la felicidad genuina y sana de todos sus componentes. Duele, pero como dicen todas las mamás, vale la pena.

Lilián Koper
Rafaela





Arriba
    Clima
    Farmacias en Rafaela
    Teléfonos Útiles
    Encuestas
    Cartas de lectores
    Contacto


Contacto
Publicidad
suscripciones
  La Opinión On Line - Año 13 -
  es una publicación de Buffelli y Actis S.A.
  Anuncie en Diario La Opinión,
  tercer diario de la Provincia de Santa Fe.