www.laopinion-rafaela.com.ar - Rafaela - Argentina

Primera página
Todos los títulos
Noticias
Suplementos
Editorial
Archivo

Aire libre
Ecología
Economía
Gente
Hábitat
Jubilados
La Palabra
Política
Rural
Salud

Domingo 21 de Noviembre de 2010


Cartas de lectores

"¡Ay, Patria mía!"

Sr. Director:

En el transcurrir de las horas del miércoles pasado fuimos recibiendo noticias que transformaron lo que podría haber sido una apacible jornada, en un ominoso día de miércoles. Ya en la mañana nos enterábamos de la muerte de un niño de seis años, víctima del cáncer producido por agroquímicos que afectaron su tierno organismo cuando realizaba trabajos esclavizantes en una empresa denominada "Nuestra huella" (qué nombre tan sugestivo). Luego, la indescifrable maniobra de la oposición en la Cámara de Diputados para que no se pudiera tratar la Ley de Presupuesto. Al respecto mucho se ha dicho, por lo que no voy a explayarme en un tema que cualquier estudiante de secundaria puede explicar, pero sí manifestar mi percepción de lo ridículo que resulta que legisladores opositores pretendan, ya no solamente cuestionar el proyecto enviado por el Ejecutivo, sino arrogarse el derecho de presentar (supongo que con intenciones de que prevalezca) un Presupuesto alternativo, cuando la elaboración del Presupuesto conlleva un largo camino administrativo.
Para que todos los lectores tengan oportunidad de apreciar lo que digo, hago un sucinto detalle de los pasos a seguir en la formulación presupuestaria; El Ministerio de Economía debe establecer las previsiones macroeconómicas, y obviamente las de los recursos fiscales. Posteriormente, interviene la Oficina de presupuesto para establecer las normas y parámetros de elaboración, tras lo cual el Ministerio de Economía establece restricciones cuanti y cualitativas.
Intervienen luego las diversas jurisdicciones y entes en la preparación de programas y definiciones de metas, para elaborar sus respectivos proyectos presupuestarios, los que son enviados al Ministerio de Economía. Como etapa ulterior, la oficina de Presupuesto revisa y controla el cumplimiento de las pautas y solicita información adicional en caso de resultar necesario.
Nuevamente interviene el Ministerio de Economía para ajustar y consolidar los proyectos presupuestarios en un único proyecto de presupuesto, el que después de ser debatido en reunión de Gabinete, el Poder Ejecutivo lo remite -mediante Decreto- a la Cámara de inicio (generalmente Diputados).
Todo este periplo administrativo la oposición lo resolvió con un pequeño apunte en un cuaderno San Martín: Me tomo la libertad de la ironía, por cuanto no creo que tengan los medios para elaborar en sus despachos -donde la diputada Carrió suele echarse sus siestitas- el Presupuesto de la Nación, cuya formulación demanda arduos meses de trabajo. ¿Y por qué?, simplemente para poner palos en la rueda, pues no ignoran los señores legisladores que el Presupuesto es la herramienta que permite al Gobierno dirigir la actividad en materia de gastos y recursos públicos; en definitiva, el Presupuesto expresa el Plan del Gobierno.
Por primera vez en estos 27 años de democracia, la mediocridad política evita la aprobación de la principal ley administrativa, obligando a la Presidenta a recurrir a la reconducción del actual Presupuesto, o a una prórroga del mismo, mecanismo contemplado por la Constitución. Pero cuando parecía que la capacidad de asombro estaba colmada, surgió el desopilante y bochornoso incidente en la reunión de la Comisión de Asuntos Constitucionales, donde la diputada Graciela Camaño en una actitud violenta e incomprensible le asesta un puñetazo en la cara al diputado Carlos Kunkel. ¿Qué es esto? ¿Merecemos los argentinos tantas payasadas, tanto mal ejemplo para nuestros niños y jóvenes? ¿Cómo podemos inculcarles a nuestros hijos y nietos el respeto hacia los demás, la confrontación saludable de ideas, la importancia de ejercer los derechos políticos, cuando esta desaforada y energúmena Diputada de la Nación actúa con tanta violencia?
Cuando veíamos escenas similares en las legislaturas de Japón y de Perú en algunas oportunidades, los criticábamos y nos sentíamos superiores, más civilizados que ellos. Pero ahora ¿qué podemos decir? Sinceramente, siento asco, vergüenza ajena, y dolor, mucho dolor. No puedo menos que recordar lo que se supone fueron las últimas palabras de alguien que sí fue un gran político argentino, Manuel Belgrano: "Ay, Patria mía".

Duval Carlos Ruiz Díaz
DNI 11.011.546





Arriba
    Clima
    Farmacias en Rafaela
    Teléfonos Útiles
    Encuestas
    Cartas de lectores
    Contacto


Contacto
Publicidad
suscripciones
  La Opinión On Line - Año 13 -
  es una publicación de Buffelli y Actis S.A.
  Anuncie en Diario La Opinión,
  tercer diario de la Provincia de Santa Fe.