www.laopinion-rafaela.com.ar - Rafaela - Argentina

Primera página
Todos los títulos
Noticias
Suplementos
Editorial
Archivo

Locales
Deportes
Sociales
Policiales
Región
Argentina
Mundo

Lunes 22 de Noviembre de 2010


Sociales

LE CINQUE TERRE
Entre el cielo y el mar

Por Ana María Vottero

Amigo lector, le interesaría convertirse -por un período de tiempo- en un investigador amateur e intervenir en las aventuras del mar. Unir belleza con geología y romperse la cabeza tratando de develar el misterio de esas rocas que caen a pico sobre el mar Mediterráneo, descifrar el significado de los abismos y los acantilados con sus diseños casi indescifrables. Ud. cree que es un sitio fantástico nacido de la imaginación y plagado de misterios. Le puedo asegurar que el lugar existe, los secretos, también y demasiados enigmas por descubrir.
El lugar se llama Le Cinque Terre. Desde hace poco tiempo un sendero une esta fantástica zona con La Spezia. Le explico, en Liguria, al este de Génova, se extiende la Riviera de Levante y en un sector de aquella se encuentran Le Cinque Terre, cinco pueblitos que cuelgan verticalmente de la montaña para asomar a las aguas azules o turquesas que bañan el Golfo de La Spezia. La UNESCO desde 1998 los ha declarado patrimonio de la humanidad; un galardón que por cierto no admite discusiones ya que Rio Maggiore, Manarola, Corniglia, Vernazza y Monterosso poseen riquezas naturales y paisajísticas difíciles de olvidar. Si está decidido no queda otra que abrir un mapa de Liguria, localizar el futuro destino y comenzar un tour peatonal que recordará por muchos motivos, entre ellos sus pobres pies que tendrán que enfrentar un verdadero desafío.
Antes que partir igual que siempre repasé mentalmente los datos con los que contaba y que ahora comparto con Ud. Un hecho me provocó esta pregunta: ¿Cómo sería penetrar en un mundo donde la naturaleza dominaba las acciones de los hombres y estos se negaban siquiera a perturbarla? La respuesta no tardó en llegar. La conocía apenas traspuse los confines de Le Cinque Terre. Resultaba imposible no rendirse ante semejante belleza. Es que en un particular aislamiento y en un área que abarcaba pocos kilómetros, estaban reunidos la gama más amplia de colores, aromas y sonidos que pudiese encerrar una tierra litoral: costas abruptas y montañosas; promontorios rocosos hundiéndose en el Mediterráneo, aguas tan cristalinas que permitían ver el fondo del mar, edificios encaramados a los acantilados, callecitas convertidas en laberintos, escaleras talladas en la roca que después de un descenso vertiginoso desaparecían en alguna minúscula playa de arena blanca o en puertos que de tan pequeños casi no existían y además, bosques de pinos, olivares, viñedos, cítricos y flores, muchísimas flores íToda la zona no es sino una valiosa reserva ecológica con más de mil especies de fauna y flores regionales! Durante la primavera la intensidad del colorido y los perfumes justifican de por sí la visita: Ciclamenes, campanillas, amapolas, lilas y orquídeas se prodigan sin límites. Es un verdadero paraíso escondido en plena rivera Lígure, aunque no siempre fue así.

MI PASADO ME CONDENA

Hace ya mucho tiempo nadie esperaba demasiado de una tierra donde el arado no podía penetrar y las viviendas parecían a punto de caer al vacío cada vez que soplaban vientos de tramontana, trayendo fuertes y secas ráfagas del oeste.
Allí sólo la "macchia" mediterránea se atrevía a subsistir e igual a un mosaico en el cual alternaban tonalidades de verde, extendía sus arbustos de mirto, eneldo, romero y lavanda a lo largo de la costa. Aquel paraje se mostraba imposible para cualquier tipo de cultivo. Todo era roca, aridez y desolaciónàSin embargo con el transcurrir de los siglos los habitantes intentaron una y otra vez transformar el desierto que les había tocado en suerte. Necesitaron ingenio y trabajo duro para lograrlo. Quizás por eso, cuando estuve frente a aquella vegetación exuberante y a tanta superficie cultivada me pregunté: ¿Qué habría provocado el milagro, una obra de ingeniería campesina o una arquitectura cuyos elementos primordiales eran tierra y piedra? Más tarde me enteré que fueron ambas cosas. Los primitivos pobladores al hallar condiciones tan hostiles en el lugar, debieron agudizar los sentidos y la creatividad para descubrir el modo con el cual "fabricar" y obtener espacios fértiles. Para ello separaron la tierra de las rocas y con estas últimas construyeron muros de sostén " a secco" sin ningún material que mantuviese unidas las piedras apiladas. Así surgieron las terrazas y sobre aquellos escalones de tierra que surcaban las laderas montañosas, cultivaron vides, cítricos y olivares que junto a los frutos obtenidos del mar se convirtieron en la base de un porvenir ligado más que nunca a la tierra y al Mediterráneo.

LE CINQUE TERRE

Ud. y yo hemos decidido recorrer los cinco pueblitos colgados de los acantilados que se asoman al mar Tirreno y se ubican a una altura (400 mts) que les otorga dominio en la zona. No esperemos más. El tren partió de la Spezia hace pocos minutos cargado de pasajeros que llaman nuestra atención por su diversidad. En tal "multitud" que se mueve, cambia de ubicación, habla distintos idiomas, nos hallamos nosotros prontos a comenzar el ritual del tour de "Le Cinque Terre": descender en el primer poblado. En Monterosso, y simultáneamente comenzar a admirar y a caminar sin pensar en los límites del trayecto. Monterosso da inicio al itinerario que resulta al fin de cuentas muy personal ya que cada uno le imprime su propio modo de verlo. Le comento algunas de sus características.

RIOMAGGIORE

Recorrer Le Cinque Terre desde Riomaggiore a Monterosso, los dos puntos extremos del trayecto sólo es posible a través de un medio y me dispuse a practicarlo íEn estos pueblitos no circulan autos ni motocicletas! La gente se traslada de un sitio a otro caminandoàY los visitantes, por supuesto imitan la situación. A poco tiempo de partir, y escasos kilómetros de la Spezia, se cumple la primera etapa del viaje y el perfil de Riomaggiore comienza a dibujarse al final del túnel que une la estación del ferrocarril a la placita del pueblo. El túnel, oscuro y ruidoso -por encima de su estructura corre por el río Major- resulta el preámbulo perfecto de una visita donde el elemento dominante será la luz, la cual sorprenderá al viajero apenas asome del túnel y le permitirá descubrir una localidad dividida en dos por las aguas torrentosas del río, ahora visibles.
Una escalera tallada en la roca fue mi guía. A medida que descendía en busca del mar, no dejaba de admirar aquel grupo de casas que sujetas unas con otras, semejaban cubos de colores tratando de conservar un precario equilibrio. Poco después una playa de arenas blancas y sobre un promontorio, una iglesita construída en el 1200 en honor a San Rocco. Sin embargo, no es este el único ejemplo de la fe de sus habitantes. Existe otro en la cima de la montaña que está a sus espaldas. Es el santuario de la Madonna del Monte Kero, a 340 mts de altura. Allí cada atardecer, los niños cantan a la Virgen de rostro moreno, ennegrecido, tal vez, por el paso de los siglos o el humo de tantos cirios que los devotos depositan con sus ruegos -escritos en papelitos- e introduciéndolos en las grietas del Santuario. Pero todavía hay más, Riomaggiore, reserva otra sorpresa. En los confines del pueblo se inicia un sendero muy singular que sirve para comunicarlo con la población vecina: Manarola. Es un angosto camino de cornisa, cavado en pendientes rocosas que caen a pico en el mar. Caminar kilómetros a lo largo de esa cuña abierta en la roca, donde los peñascos se proyectan sobre nuestros cuerpos vulnerables y las olas del Mediterráneo estallan contra los acantilados a casi 100 mts de nuestros pies, allá muy abajo provocan vértigo y emoción. Las personas lo transitan en silencio. Intentan capturar en su mente la vivencias y sentimientos que surgen de aquel sendero suspendido entre el cielo y el mar. Tiene el nombre que le corresponde. Lo llaman "La via dell'Amore".

22-11-2010

Todos los premiados de la cuarta Pasión Juliense

Asamblea de ARPA pospuesta

Sorteo para 1° año en la EEM N° 428

Agradecimiento de la escuela Languier

Vitaloni recibió el premio SATO

"Amigos por amigos", estrechando vínculos

Bambalinas cerró su año en el Lasserre

"Danzas épicas", con cuerpo y alma

Verano con reality shows

Lucida celebración de Jachi Tour

Esc. Vecchioli, primera con plataforma virtual

Adelantan paritarias docentes

Entre el cielo y el mar





Arriba
    Clima
    Farmacias en Rafaela
    Teléfonos Útiles
    Encuestas
    Cartas de lectores
    Contacto


Contacto
Publicidad
suscripciones
  La Opinión On Line - Año 13 -
  es una publicación de Buffelli y Actis S.A.
  Anuncie en Diario La Opinión,
  tercer diario de la Provincia de Santa Fe.